Translate

martes, 12 de agosto de 2014

Capi 7

HOLA TRIBUTOS!!!
Bueno, ya sé que no es viernes y que no debería subir capítulo pero como hemos llegado hasta las 200 visitas me he puesto :D y no he podido evitar agradeceroslo con un Capitulo recién escrito! Lo siguiente que quiero hacer es daros las gracias, sí, las gracias. Sois vosotros los que hacéis esto posible, como yo ya dije en los primeros capítulos esta historia va a ser contada lo lea quien lo lea. Incluso aunque no tenga muchas visitas lo seguiré haciendo y mejorando ya que he descubierto que escribir me hace realmente feliz, mi vida no es para nada fácil y escribir hace que mi mente vuele y no tenga que soportar los problemas que tengo. Nunca antes me había sentido mejor y por eso quieros daros las gracias. También doy las gracias a todos esos que han leído esto hasta el final, muchas gracias por aguantar aquí conmigo durante todo este parrafo y bueno, aquí os dejo el capítulo :'D
~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

Lo primero que veo al abrir la puerta es una gran sala con una mesa como de gala y un salón con una televisión gigantesca en la que siempre ponen el canal del capitolio. Mientras camino por el pasillo me termino de comer el traje y al llegar a la que creo que es mi habitación ya me lo he terminado, con lo que lo único que llevo encima es el maquillaje verde que brillaba en la oscuridad. Sin pensármelo dos veces me meto a la ducha, que es infinitamente más complicada que la del tren y al salir huelo a azufre, con lo que al salir me perfumo todo lo que puedo y me tumbo en la cama mientras hago tiempo para la cena. Pongo la televisión y veo las noticias, donde descubro que se nos va a permitir estar una semana entera de preparación, no como los tributos normales que están 4 dias. Entonces se me ocurre una maravillosa idea en la que gastar uno de nuestros días. Le convenceré a María para hacer una visita por el capitolio. Un día es para las entrevistas, otro para nuestra pequeña excursión, otro para nuestro encuentro con los vigilantes, con lo que nos quedamos con 4 para entrenar. Mientras pienso en nuestros planes  me pongo una pantaloneta azul, una camiseta blanca, las gafas de pasta y bajo a cenar. Al llegar compruebo que aún no hay nadie y decido sentarme en el sofá a esperarles.
-Buenas!- Me dice María con unos pelos de loca.
-Que te ha pasado?- Le pregunto yo mientras le miro el pelo.
-La alfombrilla eléctrica- Me cuenta impresionada. La verdad es que no me extraña, la energía que te recorre el cuerpo te deja los pelos de punta por la electricidad estática. Nos pegamos media hora hablando sobre las excentricidades del capitolio y me guardo el secreto de la excursión para contárselo cuando nos den el dia libre. Llega Johanna acompañada de una muy maquillada Sophie que lleva puesta una peluca marrón con perlas incrustadas. Cenamos un delicioso surtido de platos, entre ellos una riquísima sopa de melón, un estofado de cordero y una mousse de queso con mermelada de cerezas. La verdad es que todo esta buenísimo aquí. Al terminar de cenar Sophie nos comenta una importante noticia. Nos cuenta que tenemos una semana entera de preparación, cosa que yo ya sabía pero hago como que me acabo de enterar y me pongo muy contento cosa que le gusta a Sophie, aunque nos dice que no podemos salir del centro de entrenamiento. La verdad es que no me importan mucho las normas ahora mismo ya que estoy a una semana de morir. Le damos las gracias a Sophie por la buena noticia y nos sentamos a ver la repetición del desfile. Justo entonces llegan Paul y Christina y solo podemos darles las gracias otra vez más. Los comentaristas hablan muy bien sobre nosotros e incluso uno de ellos dice que se compromete a patrocinarnos. Al terminar el teléfono suena varias veces y Johanna me comenta que son posibles patrocinadores. Mientras va a su habitación a coger algo para apuntar veo que se ha dejado una libreta y le echo un vistazo. Hay una gran lista con patrocinadores para mí y otra más corta para María. Me quedo decepcionado porque ella tiene muy pocos con lo que me prometo otra vez que le voy a intentar enseñar a controlar mejor el cuchillo para que el día en el que les tenemos que mostrar nuestras habilidades a los Vigilantes María saque una buena puntuación. Cuando dejo mis pensamientos me doy cuenta de que Johanna y Sophie ya se han ido y que está María a mi lado, durmiendo. De vez en cuando se mueve un poco, y cuando ya me entra a mí también el sueño le despierto y le digo que se vaya a la cama. Al llegar a mi habitación descubro que no va la luz con lo que salgo de nuestro piso y bajo en el ascensor hasta la planta baja donde está la recepción. Allí tengo mi primer encuentro con otro tributo, creo recordar que era del distrito 6, aunque no estoy del todo seguro. La verdad es que no le hago ni caso y me dirijo al mostrador donde les comento que estamos sin luz en la planta 7. Cuando consigo que vuelvan a darnos la luz me monto en el ascensor y en el último segundo se mete en el ascensor el chico.
-Distrito 7 no?- Me dice él
-Si. Y tú eres…- Le contesto yo
- Pablo, Distrito 6 – Me dice mientras me da a mano.
La verdad es que no es una mala persona, aunque prefiero no tener a nadie más que a María en la Arena. Cuando llega a su planta me dice adiós y yo pulso un botón verde en vez del botón con el número 7. Al llegar a la planta del botón verde se abren  las puertas y llego a la azotea del centro de entrenamiento. Allí puedo ver todo el capitolio completo, además hay una especie de piscina o lago. Al ir a mirar por la barandilla noto una fuerza que me repele hacia atrás y acto seguido oigo una voz.
-Es un campo de fuerza- Dice alguien que está en la sombra
-¿Quién eres?- Le pregunto, entonces el hombre sale a la luz y veo que es Peeta Mellark –Hola- le digo- ¿Qué haces?
-Nada, simplemente estoy aquí porque es relajante. En el año de mis juegos vine aquí muy a menudo y desde entonces cada año de mentor vengo aquí-
La verdad es que recuerdo perfectamente sus juegos. Los han puesto alguna vez en la Televisión. Nos quedamos un rato en silencio hasta que cuando va a irse me da un consejo que le dio su mentor. Me dice que recuerde quien es el verdadero enemigo, aunque no logro comprender realmente que es lo que me quiere decir. Y cuando voy a preguntarle veo que la puerta ya se está cerrando. Es maravilloso, la ciudad está completamente alumbrada. Desde la noria hasta la calle principal llena de comercios y restaurantes. Me quedo admirando el capitolio hasta que empiezan unos fuegos artificiales en el parque de atracciones, ya deben ser las 4 de la madrugada, pero no tengo nada de sueño. La verdad es que debería dormir algo porque hoy empezamos los entrenamientos y tengo que estar fresco. Bajo por las escaleras y entro en nuestro piso. En el comedor hay 2 avoxes. Les pido un té caliente y me lo llevo a mi habitación. Me lo tomo en silencio y me quedo tumbado boca arriba en la cama hasta que noto que las lagrimas caen por mis mejillas. Al oírme llorar María viene a mi habitación asustada y lo único que me sale por la boca es
-Quédate conmigo-
-Hoy y siempre- Me responde ella, y me quedo dormido con su cabeza en mi pecho. Ahora solo puedo decir una cosa, cuando la vida te presente razones para llorar demuestrale que tienes mil y una razones para reir. Y es ella, ella es la razón uno y la razón mil por la que reir. Al fin y al cabo por eso me presenté ¿No?, para terminar juntos esto, para poder morir a su lado aunque ello me conlleve a dar un paso al frente y admitir que no, que no voy a vivir más.


1 comentario:

  1. *-* estoy enamorada perdidamente, esto es insano para la escasa cordura que me queda! Adoro como escribes <3

    ResponderEliminar