Translate

miércoles, 27 de agosto de 2014

Capitulo 10

Holaa tributos!!
Hoy os escribo desde la bañera, he descubierto que es el lugar más tranquilo de toda mi casa y me ayuda a concentrarme. Aquí os dejo el capítulo 10, espero que os guste y por favor no os olvidéis de comentar.
PD. Si alguno/a de los lectores está en algún grupo de Whatsapp de fans de LJDH que me deje un comentario porque estoy interesado en unirme.
_____________________________________________

Oigo el sonido de los platos contra la mesa, luego los vasos y finalmente me despierto completamente. Me pongo de pie, me coloco las gafas y doblo la manta que tenía puesta por encima. Me voy a mi habitación, allí voy al baño y después me pongo el chándal para el entrenamiento. Me dirijo al comedor y espero sentado en la silla de cristal hasta que llegan los demás. Desayuno café bien fuerte para tener energía todo el día y también unos huevos con jamón. Cuando me lo termino todo espero a que acaben Sophie y María para bajar juntos a entrenar. Al salir del ascensor le digo a María
-Ya sabes lo que tienes que hacer, por la mañana supervivencia y por la tarde armas- le recuerdo una vez más mientras le agarro la mano. Cuando entramos veo que somos los últimos en llegar y cuando nos pegan la pegatina con el número 7 la señora dice que ya podemos empezar a practicar. Decido ir primero al puesto de fuego, a recordar lo que aprendí anteayer pero en menos de media hora ya estoy dirigiéndome a otro puesto porque el fuego me sale a la perfección. Decido ir al puesto de nudos y trampas y allí aprendo un par de nudos básicos para poder tejer una red y tres tipos de trampas, una que te deja colgado del pie, otra que te levanta y te deja atrapado en una red y otra que te lanza por los aires. Al terminar compruebo que aún queda una hora para comer con lo que me voy al puesto de camuflaje. La verdad es que no avanzo nada ya que en media hora solo he conseguido convertir mi mano en una superficie marrón,  que se ve claramente que es artificial, no como las manos de los tributos del 10 que parecen auténtico suelo de un bosque. Al dar el mediodía suena una campana y todos los tributos dejamos lo que estamos haciendo para ir a comer. Me dirijo a la mesa con mi mano marrón y me siento en la mesa a esperar a María y le veo llegar bastante contenta. Se sienta y trae la comida para los dos, entonces mientras comemos me cuenta que ha descubierto su verdadero don, se le da realmente bien reconocer plantas o bayas comestibles. Le doy la enhorabuena y nos ponemos a comer hasta que algo irrumpe el silencio que había en la sala. Los profesionales se han peleado y ahora los del 1 y los del 2 se están tirando unos encima de los otros para intentar pegarse. Rápidamente entran los agentes de la paz y los sacan a los cuatro de la sala. Cuando se los llevan hay un gran revuelo en la sala y todos se acercan a la puerta del pasillo para ver a donde se los llevan. Seguramente les castigarán de alguna forma ya que las peleas entre tributos están absolutamente prohibidas antes de los juegos. Media hora más tarde vuelven con un ojo morado y sangre en el labio. Seguro que después de esto la alianza profesional ya no existirá con lo que hay más tributos que cazan por su cuenta, no es lo mismo que cacen un grupo que dos. A la tarde practico un rato con el hacha y cuando ya estoy bastante cansado voy a ver a María lanzar los cuchillos contra los muñecos. Cuando ella acaba decidimos ir juntos a entrenar tiro con arco, nos cargamos un carcaj al hombro y cogemos un arco cada uno. Nos posicionamos enfrente de las dianas y pasamos el resto de la tarde disparando a las dianas. Ni ella ni yo somos buenos, ninguno hemos conseguido acertar en el centro de la diana, pero seguimos un rato más hasta que se terminan los entrenamientos. Al terminar nos vamos todos pero veo que los profesionales se quedan con Enobaria y con la representante del Capitolio en el distrito 1, que según me cuenta Sophie se llama Frida. Nos montamos en el ascensor y vamos parando en cada planta para que se bajen los tributos de los demás distritos. Cuando llegamos a nuestra planta nos despedimos de los tributos de las plantas superiores. Nos vamos cada uno a nuestra habitación y preparo la bañera. Le pongo unos aceites y enchufo las burbujas, cuando ya está el agua a una temperatura alta me desnudo y me meto en la bañera. Repito el planning mental que hice ayer, nos queda un día de entrenamiento, el día de la excursión, el de los vigilantes y la entrevista. 4 días, probablemente esté muerto en menos de una semana. Me relajo y me quedo adormilado con los vapores del baño.
-BAJA CORRE!!!- Escucho gritar a Sophie. Salgo de la bañera a todo correr y me pongo el suave albornoz marrón de algodón, bajo las escaleras de tres en tres y veo que están las tres reunidas ante la televisión. Hay una foto de María y mía que nos sacaron el día de la cena con un gran titular debajo: POSIBLE ROMANCE EN EL DISTRITO 7
-Se han enterado…- Murmuro yo. -No, se lo han inventado- Contesta Johanna – Tenéis que desmentirlo cuanto antes, no conviene que Snow se entere de esto-
Por mucho que lo piense sé que Johanna tiene toda la razón y no podemos dejar que la noticia se expanda ya que eso puede que moleste a Snow y haga los juegos algo más “divertidos” de lo que ya iban a ser de por sí. Tengo miedo de lo que me pueda pasar a mí o a mi familia, por eso estoy temblando de los nervios. Me piden una tila relajante para que deje de tiritar y me ponen una manta por encima. Uno de los avoxes trae un líquido raro de color almíbar y lo ultimo que recuerdo es a Johanna dándome de beber ese liquido.

Me despierto a media noche y veo que ya no queda nadie aquí. Me cojo algo de abrigo y me dirijo corriendo a la azotea pero como está  lloviendo Peeta se ha marchado y ha dejado un café para mí. Debajo del termo había un papel.
-Ven al bar- leo mientras le doy un trago al café calentito. Bajo a la planta que pone bar y lo busco entre los pasillos, parece mentira que esto sea tan grande ya que me cuesta una media hora encontrar el bar. Al final escucho una leve música de piano y jazz y la sigo hasta que me lleva a un bar con una gran chimenea en el centro y mesas alrededor del fuego. En una de las mesas está Peeta sentado con la cabeza apoyada en sus dos brazos. Me siento en la silla acolchada que está situada delante suya y le pido al Avox una Coca-Cola. La reparto en dos vasos iguales y le doy uno a Peeta, que me lo agradece y se lo bebe de un trago. Creo que tiene algún problema ya que está bastante callado, yo le comento el tema de lo de la relación con María y le cuento lo que nos ha dicho Johanna. El admite que también cree que también deberíamos desmentirlo ya que si seguimos igual que hicieron Katniss y Peeta no creo que Snow tenga problema en eliminar el problema de raíz, antes de que la chispa vuelva a crecer. Lo ha vuelto a hacer. Me ha dado otro consejo a pesar de que no es mi mentor, la verdad es que esto no me gusta nada. Pasada media hora decido probar algo de alcohol antes de morir con lo que pasamos el resto de la noche bebiendo un licor de color rojo que está bastante bueno y a las 5 de la madrugada nos vamos a dormir. Cuando llego a mi cuarto vomito todo lo que he comido y me voy a la cama con dolor de cabeza. No sé como Haymitch podía soportar vivir así. Doy varias vueltas en la cama y al final me duermo aunque sé que en 4 horas me voy a tener que volver a despertar.

3 comentarios:

  1. Hola nacho!!! Acabo de descubrir tu blog y me ha ENCANTADO ya me he leido todos los capitulos y espero con ganas el siguiente. Una fan mas!! (:

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y tambien me gustaria estar en un grupo de fans de ljdh si le hay

      Eliminar
    2. Marta!!! Mil graciiiass♡♡♡ Escribir la historia me cuesta lo suyo y no sabes lo bien que me sienta leer los comentarios positivos de la gente:D Espero que te esté gustando lo mismo que a mí esta historia y que la sigas leyendo hasta el final!!
      Un beso, Nacho

      Eliminar