Translate

jueves, 28 de agosto de 2014

Capítulo 11

Hola tributos!!
Bueno, 400 visitas = Nuevo Capi. Además en dos horas es viernes y estoy obligado a subir por el día del capítulo semanal. Aquí os lo dejo, espero que os guste:D Bezos!!
_____________________________________________

Llevo ya un rato vomitando el alcohol que ingerí anoche. Me están matando el dolor de cabeza y los mareos y me visto mientras la cabeza me da vueltas. Como no se me pasa decido salir un rato a la azotea antes de desayunar, pero no se me pasa. Me monto en el ascensor y se me ocurre la idea de parar en la planta doce y entro en el salón. Allí están Katniss, Peeta, la representante del Capitolio que parece hermana de Sophie. También están los dos tributos del 12.
-Puedes salir un segundo Peeta?- Le pregunto mientras voy saliendo por la puerta. -¿Qué pasa?- Dice él -Te acuerdas del alcohol que bebimos ayer? -Sí, que pasa? -Tienes algo para expulsarlo totalmente?- Le pregunto yo. Entonces él vuelve a entrar y sale unos minutos más tarde con una pastilla morada y un vaso con agua. Me la tomo de un trago, le doy las gracias y me despido de Katniss y los tributos. Entonces me doy cuenta de la hora que es. Ya son las diez menos cuarto, es decir que solo tengo un cuarto de hora para bajar y ponerme el chándal. Bajo a todo correr, me pongo el chándal y voy con Sophie y María al piso de los entrenamientos. Cuando estamos bajando en el ascensor me ruge la tripa y recuerdo que no he desayunado nada, por eso le pido a Sophie que me traiga un café calentito. Entramos en la sala de entrenamientos y esperamos a los demás tributos. Mientras les esperamos hago una lista mental de lo que he aprendido a hacer
-Se hacer fuego, nudos, trampas y utilizar el hacha- Me digo a mi mismo –Pero no se camuflarme ni trepar ni disparar con el arco.
La verdad es que he aprendido muchísimo esta última semana, para cuando mi mente regresa al mundo real me doy cuenta de que ya han llegado todos los tributos y ya están la mayoría de los puestos ocupados. Mi plan era ir a practicar escalada, pero el único puesto libre que queda es el de reconocimiento de bayas y plantas así que me resigno y me dirijo a ese puesto. La señora que lo lleva es una mujer bastante mayor, con el pelo gris y rizado. Me recuerda mucho a alguien pero ahora mismo no caigo en quien. Adoro a la gente mayor, ellos te cuentan cientos de historias realmente interesantes, sus vivencias, sus aventuras… La mujer me enseña que para distinguir un fruto venenoso de otro que no lo es, me enseña la típica forma de una planta venenosa, me enseña setas comestibles. Explicación tras explicación voy conociendo a una mujer del distrito 4 que según me cuenta es hermana de la vencedora Mags. De eso me sonaba, ella es clavadita a Mags. Con ella la mañana se me hace cortísima, y ella también parece alegre de que haya ido a su puesto ya que en los 4 días que llevamos de entrenamientos solo un par de tributos se habían acercado allí ya que los demás consideraban esto inútil. También me habla de una chica pelirroja a la que esto se le daba genial. Supongo que se referirá a María ya que creo que me comentó que había encontrado su especialidad.  Cuando finalmente acabo diferenciando dos plantas que al parecer eran iguales pero que una de ellas era mortal, me desea muy buena suerte y me voy de aquél puesto. Veo los puestos libres que hay y me dirijo al de escalada. Sigo siendo tan lento como la última vez, pero al menos no me he caído. Cuando suena el timbre para ir a comer paso por el puesto de redes donde recojo a María que acaba de tejer una bonita red. Nos sentamos a comer y voy al carrito, ahí saco ensalada para dos y me sirvo un rostbeef entero con patatas fritas para que lo compartamos. Vuelvo a la mesa y me siento en mi sitio. Cuando hemos terminado de comer la ensalada se acercan los tributos del 6.
-Podemos sentarnos?- Pregunta Pablo mientras María les hace sitio en la mesa y da unas palmaditas en el asiento para que se sienten. Yo también acepto y le hago un hueco a mi lado a Pablo. La verdad es que es un chico bien majo, seguramente en otras condiciones hubiéramos podido ser grandes amigos. Charlamos un rato y cuando vamos a tomar el postre sacan el tema de las alianzas. Me preguntan a ver si querríamos aliarnos con ellos. Con mucha pena les digo que lo siento, que ahora no pero que quizá si nos encontramos dentro de la arena pasados unos días la respuesta cambie. Parece que eso le agrada algo ya que aparta el tema y nos terminamos el postre en silencio. Cuando vuelve a sonar el timbre que indica que reanudamos los entrenamientos voy a la zona de hachas y practico un poco. Cuando creo que ya estoy lo suficientemente preparado voy a buscar otra arma. Deshecho la ida del arco ya que no se me dio nada bien ayer. La lanza no es un arma que me guste y la espada me da miedo con lo que me dirijo a donde los cuchillos. No se me da mal del todo lanzarlos, pero no es mi punto fuerte. Cuando estamos a media tarde oigo un chillido realmente aterrador. Creo que todos se han quedado helados con el chillido porque se giran para ver que pasa. Es un tributo, a un tributo que no sé de que distrito es se le ha caído un hacha en el pie. Tiene un charco de sangre a su alrededor y al verse el pie atravesado se desmaya. Después de lo que acabamos de ver me cuesta mucho volver a ponerme a entrenar con lo que dejo los cuchillos y voy a ver a María que está en la sección de camuflaje. Cuando llego casi no la distingo, se había semidesnudado y tenía la parte de arriba del cuerpo completamente camuflada. Le pedí a María que me enseñara algún truco ya que mi clase con el monitor no había resultado muy fructífera. Con ella tampoco es que se me de mucho mejor, al final lo acepto y le digo
-Soy un negado en esto María…- Le digo mientras me limpio el brazo.
-Jajajaja- Se ríe mientras me ayuda a lavarme –La verdad es que ya lo se- Dice
Cuando terminamos de lavarnos  decidimos pasearnos entre los puestos para ver un poco a los tributos, cosa que aún no habíamos hecho. El tributo del 1 es mortífero, el del 4 parece que no le importa nada ya que no le veo entrenarse, Pablo y Paula están con el tiro con arco que parece que no les va nada mal los demás tributos tampoco destacan mucho, son más bien simplones. Al final decidimos irnos antes de la hora ya que estamos aburridos de estar venga pasear y le llevo al bar al que fui con Peeta, pedimos unos refrescos y nos los tomamos tranquilamente. Cuando salimos del bar pasa una camilla con unos médicos que la empujan corriendo, solo me da tiempo a verle la cara un segundo pero si no recuerdo mal creo que es la tributo a la que se le ha caído el hacha. La camilla se dirige hacia al lado contrario del pasillo con lo que nosotros nos vamos hacia el ascensor y subimos al 7, allí nos espera Sophie que parece que no se ha enterado de lo del hacha y Johanna viene corriendo hacia nosotros, nos cuenta que la tributo está en quirófano y no está muy estable. Luego nos cuenta que ha conseguido buenos patrocinadores para los dos y que podríamos comer con ellos mañana, rápidamente le pongo una excusa ya que mañana íbamos a irnos de excursión. Le propongo una comida pasado mañana, la idea nos gusta a todos y voy al estudio de Paul a que me diseñe un traje para la comida. Cuando terminamos le doy las gracias. El traje es precioso como siempre, es un esmoquin negro con una camisa blanca de lino y una pajarita verde esmeralda. Me lo llevo y lo guardo en el armario, me desnudo y me meto en la bañera. Cuando ya estoy dentro me sumerjo en el agua caliente y me olvido de todo  lo que hay a mi alrededor. Cuando empiezo a quedarme sin oxígeno saco la cabeza del agua y me quedo flotando en la enorme bañera. Yo creo que incluso podríamos hacer unos largos en esta bañera. Me enjabono el pelo y el cuerpo, me aclaro y salgo de la bañera. Me pongo el albornoz y me sorprendo cuando una voz habla tras de mí
-Solo 3 días….- Dice María- ¿Sabes qué? Creo que moriré en el baño de sangre, soy pésima en esto…-
-No digas eso, nunca- Le digo –Tú vas a vivir. ¿Por qué te crees que me presenté voluntario?
Y nos quedamos abrazados un largo rato hasta que Sophie nos llama para cenar. Me pongo un jersey de punto blanco con rayas azules oscuro y un pantalón azul. Salgo de la habitación y bajo las escaleras para bajar al comedor. Saludo a Sophie y a Johanna y nos sentamos los 3 a la mesa a esperar a María. Unos minutos después bajó ella con un vestido a juego con mi jersey. Era blanco con rayas azules oscuro. Se sentó con nosotros y empezaron a traer los platos, de primero lasaña de pollo y bechamel de trufa. De segundo chuletas de cerdo a la barbacoa y de postre un helado de queso con arándanos sobre una galleta de chocolate blanco. Estaba buenísimo, en casa nunca podría haber comido nada de esto. Cuando terminamos nos sentamos a ver la televisión y apareció la tributo que se había clavado el hacha. Resulta que era del 10 y que ya tenía el pie cosido aunque no del todo recuperado. Me da mucha pena ya que si no puede andar no sobrevivirá al baño de sangre. Luego aparecen unas imágenes suyas saliendo del hospital en muletas. También hablan sobre los demás tributos y aparecen imágenes nuestras tomándonos el refresco en el bar pero no dicen nada del “posible romance” Cuando termina el informativo Johanna apaga la televisión y nos quedamos hablando un poco.
-¿Qué tal van los entrenamientos?- Pregunta Johanna -Muy bien!- decimos los dos. -Yo he aprendido a hacer fuego, trampas y a diferenciar plantas venenosas.- Digo yo -Yo a camuflarme, a tejer redes, a diferenciar plantas y a lanzar cuchillos a los muñecos aunque no creo que pueda lanzárselo a una persona viva- Dice María
Johanna se pone contenta porque cree que somos bastante completos. Cuando estamos cansados nos vamos cada uno a nuestra habitación. Espero en la cama a que se duerman y cuando ya estoy cansado de esperar subo a la terraza y espero a Peeta, Cuando estoy ya a punto de irme aparece por la puerta con dos capuccinos. Le cuento que mañana nos vamos a escapar y el me da algunos consejos de por donde salir y me deja un móvil. Me aparto de donde está él y llamo al restaurante más lujoso de todo el capitolio, reservo una mesa para dos y cuando termino pienso en llamar a casa. Solo serán 5 minutos y no se va a enterar nadie. Marco los nueve dígitos y da señal.
-Dígame?- Dice mi madre -Mama…-Le digo yo -Ignacio…- Dice mientras llora a lagrima viva. -Mamá, no llores. Te juro que voy a intentar salir de allí, pero no llores por mí -Vale, y que tal? Como es eso? -Es enorme mamá, tienen de todo y no les falta de nada.
Hablamos durante un rato y le cuento todo lo de los entrenamientos. Ella me cuenta  que nos vio en el desfile y que estábamos guapísimos. Al final me dice
-Que sepas que te quiero- Y cuelga.
Vuelvo con Peeta y me ve con lágrimas en los ojos. Supongo que no es tonto y sabe que he aprovechado para hablar con alguien. Le devuelvo el teléfono y le doy un millón de gracias. Justo cuando me voy a ir me da otro consejo
-Confía en tus iguales- Dice y desaparezco por la puerta. Bajo en el ascensor y me voy a mi cuarto, cuando estoy  en la cama me quedo dándole vueltas a lo que me ha dicho Peeta, tal vez sí que deba aliarme con Pablo y con Paula y confiar más en los que son como yo. Mientras le doy vueltas a la cabeza me quedo dormido con una palabra en la mente
-Alianzas.

2 comentarios:

  1. Qué bonito capítulo. Me he leído el 10 y el 11 seguidos. Estoy DESEANDO que lleguen a los juegos. Y me gustaría que se aliasen con Pablo y Paula. Pero es tu historia así que haz lo que más te guste a ti.
    A lo mejor yo hago un grupo de whatsapp solo para verdaderos tributos, pero todavía me lo estoy pensando: el nombre del grupo, n° de participantes...
    Bueno, muchos besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te haya gustado el capi!! A mí personalmente también me gusta (Aunque prefiero los de dentro de la arena) Te adelanto así, como Top Secret que no, muy a tu pesar no se van a aliar con Pablo y Paula. Ami también me da pena pero no sabía que hacer con ellos si les aliaba juntos.
      PD. Si creas el grupo avisa, yo voy a crear pronto una cuenta de twitter y por ahí podríamos buscar miembros para el grupo. Te agradezco que comentes♡♡
      Un beso, Nacho

      Eliminar