Translate

lunes, 25 de agosto de 2014

Capítulo 9

Hola tributos!
Aquí os traigo el capítulo 9, espero que os esté gustando la historia lo mismo que a mí. También quiero agradecer a Paula sus comentarios y saludar a la gente que me lee desde Polonia, EEUU y Argentina! Muchas gracias a todos y por favor comentad, que hace que me sienta genial.
_____________________________________________

10, 9, 8, 7, 6, 5, 4, 3, 2, 1, GONG!!!
Corro, corro sobre el resbaladizo hielo y llego a la cornucopia. Contemplo unos segundos su gran majestuosidad, es un gran cuerno dorado y lleno de armas. Me hago con un hacha y espero a que venga María. Llegan unos cuantos tributos pero no me atrevo a atacarles con lo que me escondo tras una caja. Unos segundos más tarde oigo un grito y salgo disparado al reconocer la voz de María, se acababa da hacer con un cuchillo y se lo había clavado a un tributo, con lo que estaba venga hiperventilar. -BUM!- Por segunda vez he visto a María morir a manos de un simple tributo que se aprovecha de su estado de shock para matarla. Decido ir a por él, cargo con mi hacha y le doy en el estómago. Veo la sangre correr por mi hacha y un gran agujero en su estómago. Me quedo paralizado, no soy capaz de matar a nadie. A fin de cuentas soy como María, incapaz de arrebatar una vida a una persona. Me presenté voluntario para salvarla, pero creo que igual muero yo antes que ella. Al igual que a María, me atraviesan el corazón con una lanza y muero al instante.
-Mal, muy mal- Dice una desilusionada Johanna –Cuando os vi pensé que teníamos oportunidades- Dice mientras consuela a María que se encuentra llorando sobre el frío suelo de la sala que se nos había dado para entrenar. –Tenéis que perder el miedo a matar, sé que es difícil, pero…-
-Pero nada- Salto yo –Si no podemos superar la cornucopia, ni se me ocurre como podríamos salir de ahí.- Digo mientras me levanto, algo asustado de lo real que había sido todo –Quiero volver- Le digo a Johanna
Me pone un casco y entro otra vez en la arena virtual. Esta vez estoy en una playa con la cornucopia en el centro de un gran lago de agua salada. Miro a mi alrededor y compruebo que no está María, supongo que se habrá quedado con Johanna en la sala. Suena el gong y me abalanzo al mar. Como soy algo lento nadando, llego cuando ya hay una gran cantidad de tributos en la cornucopia. Me pongo a dar vueltas a la isla pero no encuentro ningún hacha. No se me había ocurrido la idea de que no tuvieran mi arma, me hago corriendo con un cuchillo y una mochila y me tiro al agua, veo que hay algunos peces con lo que justo antes de salir del agua cojo uno y me adentro en el bosque de palmeras. Solo me da tiempo a abrir la mochila y comprobar que tiene una venda, un paquete de cecina, una cantimplora y una manzana, pero cuando me dispongo a ponerme en marcha se apaga la máquina y oigo palmadas.
-Clap, clap, clap- Aplaude Johanna – Te has puesto las pilas Nacho- Dice ella –Genial, el único problema es que no has matado a nadie aunque has conseguido salir de ahí.
Me enorgullezco de mi buen trabajo y le tiendo la mano a María para ayudarle a levantarse. Le doy las gracias por haber intentado volver ahí y me voy a mi cuarto a ducharme. Decido cambiar un poco y me meto en la bañera, vierto unos aceites al agua para que huela mejor y pulso un botón para que salgan burbujas. Me quito el albornoz y me entra un escalofrío al estar desnudo sobre el frío suelo. Me meto corriendo en la bañera y aprovecho para hacer un planning mental. Ya llevamos un día entero de entrenamiento, también quito de la lista el dia de hoy y veo que quedan dos días de entrenamiento. El quinto día es nuestra excursión secreta, el sexto es la visita con los vigilantes y el séptimo la entrevista con Caesar y luego al día siguiente entramos en la arena. Me asusto del poco tiempo que me queda con vida, aunque realmente mi vida acabó hace dos días, cuando llegué aquí. Pido un té helado para tomármelo dentro de la bañera y me lo tomo poco a poco, disfrutando del momento. Cuando ya estoy más arrugado que una pasa decido salir de la bañera y me pongo encima de la alfombrilla que me seca al instante. Me peino un poco el pelo y salgo a la habitación donde abro el enorme armario y saco una pantaloneta verde caqui y una camiseta blanca. Espero tumbado en la cama a que me llame Sophie aunque como dan las dos y no ha venido aún decido bajar por mi propia cuenta. Al llegar abajo veo una estampa que me deja helado. Hay un jarrón roto, un Avox llorando y el Presidente Snow acompañado de dos agentes de la paz hablando con Johanna y Sophie. Me acerco corriendo a ver lo que pasa y me cuentan que el Avox ha roto el jarrón y se lo van a llevar para matarlo.
-No! Parad!- Grito yo –Dejadle!- Digo mientras los agentes de la paz me sujetan. Justo cuando van a cogerle, me interpongo en medio y digo –Yo lo pagaré!- Parece que entonces no le importa tanto a Snow torturarle, con lo que saco la cartera y le pago el jarrón a ese asqueroso. Estoy seguro de que el jarrón le daba igual, él puede conseguir millones de ellos con su asqueroso dinero, lo único que quería era tener la oportunidad de poder torturar a alguien. Cuando termina de contar el dinero varias veces, se va por la puerta diciendo
-Has tenido mucha suerte Avery, la próxima vez te mataré directamente- Y deja que la puerta se cierre tras de sí. El Avox se gira y me da un fuerte abrazo y consigo leerle un gracias de los labios. Luego llega María y le contamos todo lo que ha pasado y nos sentamos corriendo a comer. Nos sacan una ensalada con marisco, unas costillas con puré de patatas, una sopa fría de frutos del bosque, un salmonete con patatas y una tarta selva negra. Al terminar nos sentamos los cuatro en el sofá y llegan Paul y Christina. Al final nos apretamos un poco y nos sentamos los 6 a ver la televisión, salen noticias sobre los tributos y aparecen imágenes nuestras de nuestra cena de ayer en el Capitolio. Luego llama la gente para dar su opinión sobre los tributos y algunos de ellos donan algo para cada distrito, aunque a nosotros no nos donaron nada. A las 5 de la tarde nos preguntan si queremos ir a entrenar o preferimos quedarnos aquí, con lo que finalmente acabamos pasando una tarde bajo mantas y con la habitación iluminada tenuemente con velas. Ponemos un canal en el que ponen juegos continuamente y vemos los trigesimoquintos juegos del hambre, donde un tributo simplón del distrito 6 gana los juegos después de haber empleado una táctica de camuflaje y deja que los demás se maten hasta que solo quedó uno. La verdad es que hemos estado realmente agusto y a la hora de cenar llamamos a un restaurante para que nos traigan la comida aquí. Cenamos comida china y tras acabar de cenar nos quedamos charlando un rato en la mesa. Nos tomamos un cocktail de coco con arándanos confitados y ralladura de lima que nos trae Avery y cuando dan las doce se van todos a la cama, aunque yo únicamente voy a mi habitación, me cojo una chaqueta y subo a la azotea.
-Pensaba que no llegarías- Dijo Peeta –Te he estado esperando- Me dice mientras saca dos cafés calentitos en un termo. Nos sentamos mirando el Capitolio y esperamos un rato hasta que se pone a llover, entonces decidimos volver dentro. Allí nos terminamos el café sentados en unos sillones de terciopelo rojo, hasta que cuando nos lo terminamos nos montamos en el ascensor y le dejo en la duodécima planta, luego yo bajo a la séptima. Allí me siento en el sofá y me quedo  dormido con el sonido de la televisión, mientras noto que alguien me pone una manta por encima.

3 comentarios:

  1. NO ME CREO LO QUE ACABO DE LEER. Muchísimas gracias por nombrarme, de verdad. No es mucho mérito porque solo leo y no hago todos tus asombrosos capítulos, pero me ha emocionado que me nombraras. Mi siguiente capítulo ya va en camino, lo publicaré en estos días (para que lo sepas ^^). También decirte que me ha encantado que Nacho haya conseguido superar el baño de sangre inicial y que ha sido muy valiente por ayudar al avox (además de que vuelve a aparecer Peeta ♡♡).
    Muchos besos, sigue así.
    P.D: Tu blog es asombroso

    ResponderEliminar
  2. Diooos, tus comentarios me encantan!!
    Me alegro muchísimo que te esté gustando, yo intento hacerlo lo mejor que puedo y a mí me parece que no lo hago tan bien como otros pero bueno, si tú me dices que te gusta será que voy por buen camino(: Tu blog también me gusta muchísimo, y no puedo esperar a que subas el capítulo 6!!
    Muchos besos, Nacho

    ResponderEliminar
  3. Hola Nacho! Por supuesto que es una gran historia la tuya. Muy original. Venía a avisarte de que ya subí el capítulo 6.
    Espero próximo capítulo tuyo!!

    ResponderEliminar