Translate

sábado, 6 de septiembre de 2014

Capítulo 14

Hoola tributos!!
Bueno, hemos llegado a las 600 visitas y como ya había dicho en nuestra cuenta de twitter (@mifanficljdh) hoy iba a subir el capítulo numero 14, bueno aquí os lo dejo. Como siempre no olvidéis comentar:D
_____________________________________________

-Mmmm- Decimos los dos cuando damos en primer sorbo. La verdad es que está bastante bueno. Cuando por fin nos lo terminamos María me dice
-Que, ¿Ya está todo?- Dice pensando en que no me quedan mas sitios por visitar.
-No- Le digo yo –Todavía queda la mejor parte- Y le sonrío ampliamente.
Dicen que el Este del capitolio es la mejor parte ya que tiene la costa, el parque de atracciones y el restaurante “Capitol Knights” Me coloco la mochila y nos ponemos en marcha otra vez. A las 4 de la tarde llegamos a un puerto conocido de la zona este en el que hay cientos de yates de los famosos y ricos del capitolio. Paseamos un rato por esta parte del capitolio y hacia las 5 de la tarde volvemos al puerto para bajar a la playa.
-Pero si no tenemos bañador!- Dice maría
-Sii! Toma- Le digo mientras le doy el bañador –Creo que es tu talla-
Nos metemos en las casetas para cambiarse de ropa y a los minutos salimos ya cambiados. Alquilamos unas hamacas en primera fila y tomamos el sol hasta coger un bronceado que haga que parezcamos muchísimo mas apuestos de lo que en realidad somos. Cuando ya estamos de un color caramelo tostado envidiable decidimos ir a bañarnos. Entramos corriendo en el mar y no dejamos de correr hasta que el agua nos llega al cuello y entonces nos salpicamos el uno al otro. Entre el calor del sol y el fresco del agua del mar se está genial aquí. Entonces veo que hay un señor que da clases de submarinismo gratuitas. Esto no estaba entre mis planes, pero me parece genial. Nos ponemos un traje negro, unas gafas y nos colgamos la bombona a la espalda. Entramos caminando hacia atrás por las aletas en los pies y nos sumergimos todo lo que podemos. Hay caballitos de mar, estrellas, peces de todos los colores, mantas, cangrejos… Es precioso, simplemente magnífico. Esta sensación de estar flotando todo lo que quiera rodeado de estas vistas maravillosas. Es como si el tiempo se detuviera, como si cuando estamos debajo del agua estuviéramos en un lugar seguro alejado de todo, donde no tendríamos que preocuparnos por nada, donde el tiempo no supusiera nada. Cuando empieza a atardecer y el cielo se vuelve naranja salimos del agua. Traigo del bar dos bebidas y nos sentamos en la orilla del mar a ver atardecer. Cuando el sol se ha metido nos volvemos a cambiar en las casetas pero esta vez con ropa elegante, saco de la mochila un vestido azul con pequeños volantes que simulan las olas para María y yo me pongo una americana azul desabrochada con una camiseta blanca debajo y unos pantalones blancos. Me vuelvo a poner las gafas de pasta y salgo de la caseta donde nos cambiamos. Cuando ya estamos listos le doy la mano, ignorando la voz de Sophie que se pasa por mi cabeza y dice –Desmentir el romance-
Llegamos al restaurante y espero a que el camarero nos lleve a nuestra mesa, enciende una vela aromática. Pedimos ravioli con salsa calabresa, faisán con mousse de cordero, trucha rellena de mozzarella y albahaca y de postre unas copas con sopa de chocolate blanco, menta y arándanos. Antes de que nos traigan nada voy al baño y al pasar por la puerta veo que está lleno de paparazzis, además en el comedor hay ente famosa que reconozco de haber estado con ellos esta mañana en los estudios de TV, cuando vuelvo a nuestra mesa ya han traído la pasta, está deliciosa. Así van llegando todos los platos hasta llegar al postre.
-No me extraña que este sea el mejor restaurante de la ciudad. Es incluso mejor que la comida en el centro de entrenamiento.- Dice María mientras rebaña la sopa de chocolate
-Si, hemos comido muy bien- Le contesto yo.
Cuando terminamos todo nos invitan a un café y pagamos
-400 euros, ¿De verdad te quieres gastar todo el dinero Nacho?- Me pregunta
-Puede que no vuelva a gastar nunca más, además si gano los juegos seré tan asquerosamente rico que podré comer aquí siempre- Le contesto
Salimos realmente llenos del restaurante y dejamos que algún paparazzi nos saque fotos. Saludar, sonreir, ser hipócrita… Todo se basa en esto, realmente no les importamos una mierda, solo les gusta el morbo. Les gusta ver a niños con una historia morir. Cuando me harto de estar allí decido ir al siguiente sitio planeado. Vamos los dos a la costa y en el paseo marítimo está el paseo de los vencedores, en el suelo hay estrellas con los nombres de los vencedores. Veo la estrella de Mags, la de Finnick, la de Johanna, la de Haymitch, la de Enobaria… Es genial, el cielo estrellado, farolas que iluminan la calle, las estrellas doradas en el suelo… Cuando nos hemos sacado bastantes fotos con las estrellas decido que ya es la hora y vamos al parque de atracciones. Nos montamos en la montaña rusa, compramos algodón de azúcar, manzanas recubiertas de caramelo. También hay puestos en los que se ganan peluches al disparar a unas latas, tras varios intentos consigo un perrito de peluche igual de alto que yo y se lo regalo a María. Luego nos montamos en la noria y empiezan los fuegos artificiales, la cabina sube y cuando está en lo más alto vemos el capitolio perfectamente iluminado y unas explosiones de colormaravillosas. Entonces sucede
-Te quiero muchísimo Nacho- Dice ella
-Yo más- Digo yo. Me acerco a su boca y la beso suavemente, este momento me hace ser plenamente feliz. Hace que me olvide de todo, de los juegos, de Sophie, de Johanna, de los tributos… Incluso de mi familia. Al bajar vamos de la mano hasta el taxi y le pedimos que nos lleve al centro de entrenamiento. Entramos por la puerta principal, subimos en el ascensor y volvemos a nuestro apartamento. Me encuentro con Johanna y Sophie sentadas en el sofá y les doy un susto por detrás. Ninguna de las dos parece muy enfadadas por lo que hemos hecho, incluso Johanna me guiña un ojo. Les cuento todo lo que hemos hecho con pelos y señales y luego les cuento que hemos ido al Capitol Knights, veo que Sophie se muere de la envidia. Johanna nos hace cientos de preguntas, como hemos salido, como nos hemos movido por aquí… Aprovecho para contarle que tenemos muchos patrocinadores más. La señora del pelo en llamas, los de la televisión… Ellas nos cuentan que hemos sido notición todo el día, Cuando ya nos hemos contado todo me voy a mi habitación, me quito las gafas, me desnudo y me meto en la cama. Hoy ha sido un día larguísimo y al meterme en la cama caigo rendido pensando en nuestro beso.

2 comentarios:

  1. ¡¡¡Qué boniito!!! Por fin se han dado su primer beso. ♡_♡. Me ha encantado este capítulo, muy romántico, que es lo que a mí me gusta.
    P.D. Ahora me paso por los premios. MUCHÍSIMAS GRACIAS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajajja, muuchas gracias♡♡
      Espero con ansias tu capítulo...
      Besooos

      Eliminar