Translate

sábado, 13 de septiembre de 2014

Capítulo16

No tengo tiempo ni para saludaros, lo siento. Disfrutad de la lectura!
_____________________________________________

-Ignacio Jausoro tienes 20 minutos para presentar la actividad elegida.- Dice el vigilante jefe.
-20 minutos…- Pienso –Vamos allá, no perdamos tiempo.-
Voy corriendo a la zona de los hachas y veo que alguien lo ha usado antes, lo cual me da menos esperanzas ya que si alguien coge el hacha antes que yo me quedo sin arma. Cojo el hacha del estante donde está colocado y voy a la zona de tiro con arco, donde los muñecos están más alejados. 1, 2, 3 y 4 los 4 en el centro del cuerpo, cuando termino de lanzarlos cojo el muñeco grande y le doy hachazos hasta que se ha partido por la mitad. Algunos de los vigilantes aplauden, otros están sorprendidos y algunos aún no me prestan atención. Espero que después de hacer las trampas todos se queden alucinados. Me cuesta 7 minutos hacer la trampa más difícil que he aprendido y como ya apenas me queda tiempo para ir a por un muñeco doy un paso al frente y quedo colgando de un pie.
-Tiempo!- Dice el jefe – Ahora irá un Avox a ayudarte
Media hora después estoy dándome una ducha deseando contar a Johanna lo que he hecho. También tengo ganas de saber que ha hecho María ya que cuando he salido yo ella ya se había marchado. Me visto corriendo y bajo a contarle a Johanna, la cual antes de que formule media palabra ya me está haciendo cientos de preguntas. Le cuento el éxito del hacha y también lo de caer en mi propia trampa. Ella me dice que es bueno que vean que no tengo miedo, a pesar de que estoy cagado. Más tarde llega María con un turbante para secarse el pelo y nos cuenta que algunos de ellos se quedaron impresionados con su camuflaje. Johanna está muy contenta con nosotros, nos dice que es de las pocas veces que cree que sus tributos tienen posibilidades. Un rato más tarde llega Sophie con otra mujer llamada Effie, parece que vienen de compras porque ambas cargan unas enormes bolsas. La otra mujer se despide de Sophie y se va a otra planta.  Creo que es la representante del 12, recuerdo haberla visto el día que fui a pedirle a Peeta algo para la resaca. Nos sacan una pequeña cena ya que habíamos comido y aún estábamos llenos. He cenado sopa y solomillo con roquefort que estaba delicioso y cuando me lo termino pido un café con leche y me lo llevo al sofá a tomármelo mientras les espero. Primero termina Sophie, luego viene María y finalmente Johanna. Encendemos la televisión y sale Caesar a punto de decir las puntuaciones. Los profesionales sacan entre 8 y 10, El chico del 4 saca un 11, Pablo obtiene un 5 que no está nada mal y Paula consigue un 6. –Nos toca- pienso. María saca un 8 y yo, me pongo nervioso cuando aparece mi foto en pantalla. –Un 12!- Grita Caesar –Enhorabuena!-
Me alegro muchísimo por María y por su 8 aunque yo estoy contentísimo con mi 12. Un 12! Aún no me lo creo, tengo la nota más alta. Para celebrar estos triunfos Sophie abre un champán de rosas y lo celebramos a lo grande. Al final, cuando todos se van a sus habitaciones yo subo a la azotea pero en la puerta del ascensor hay una nota.
-Ven al bar- Leo mientras se abre la puerta del ascensor. Me monto en el ascensor pero en vez de pulsar el botón verde que subía a la azotea pulso el botón que me lleva al piso en el que está el bar. A pesar de haber venido más veces aquí me vuelvo a perder entre los pasillos y una vez más esa música de jazz me guía hasta allí.
-Enhorabuena Nacho- Dice el
-Gracias Peeta- Le contesto yo
A pesar de que es de otro distrito le cuento las cosas porque confío en él. Luego nos quedamos bebiendo el chocolate caliente a sorbitos
Este silencio no es incómodo, Peeta sabe perfectamente cuando dejar de hablar y dejar que piense acerca de lo que él dice. Seguro que esos 20 años que ha estado como mentor le han ayudado a aprender a tratar con la gente. A tratar con jóvenes a punto de morir, algunos de ellos en estado de shock, otros muertos de miedo... Me dan asco, no se a que mente morbosa y retorcida le puede gustar ver a jovenes pelear hasta la muerte. Ellos celebran que llevan 100 años con los juegos, yo lo único que veo es que han arrebatado la vida a más de 2000  personas y solo han salido de allí 100 y yo voy a morir allí dentro. Tengo bien claro que podrán matarme y hacerme lo que quieran pero nunca me controlarán. Ahora entiendo lo que siempre me dice Peeta, no seas una pieza más de sus juegos. Sé que voy a morir pero no sin antes haber hecho un acto rebelde, algo para que vean que no les pertenecemos, que aún allí dentro voy a ser yo mismo. Cuando dan las dos y media cada uno nos vamos a nuestro piso y al llegar a mi habitación me tumbo en la cama y me quedo dormido con la ropa que llevaba puesta.
...
-Arriba! Hoy es un día realmente importante!- Grita una alocada Sophie que carga con un montón de hojas. Me pongo las gafas, me visto con una ropa cómoda y bajo a desayunar. Me sirvo café con leche, bollos rellenos de chocolate, tostadas con mermelada de castaña y un zumo de naranja. Cuando ya noto que estoy realmente lleno aparto el plato y espero a que terminen.
-Bueno, ultimo día...- Dice Johanna- Hoy practicaremos para las entrevistas, María tú estarás conmigo y Nacho tú te prepararás con Sophie.
Parece que a Sophie le encanta la idea y nos vamos corriendo a el salón a hablar. Un rato después estoy practicando mi forma de andar ya que tiendo a agachar la cabeza y eso me hace ir un poco encorvado, además ando con los pies muy abiertos con lo que me corrige y me da algunos consejos. Luego vemos videos sobre gente del capitolio a la que me tendría que parecer y cuando dan las dos comemos unos sandwiches de jamón y queso.
A la tarde tenemos que trabajar con mi personalidad, con lo que Sophie me dice que vamos a ir con un estilo "Finnick" guapo pero letal mezclado con un estilo "Peeta" que es encandilador y divertido.
-Lo tienes todo!- Me grita Sophie -Vas a ser guapo, letal, divertido...- Dice ella.
La verdad es que me alegro de que sea así ya que esto me ayudará en la arena. Durante el resto de la tarde practicamos posibles preguntas y respuestas y Sophie me dice alguna frase que seguro que les encantará. Cuando terminamos vienen Blonda, Flora y Gilly y me llevan al baño de mi habitación, allí me arreglan las uñas, me depilan y me dan unas mechas de color marrón claro en el pelo que resaltan en el mio  color chocolate. Cuando terminan llega Paul y me viste con una ropa espectacular, son unos pantalones color ocre, un jersey de punto blanco y una bufanda de color marrón. Es perfecto, seguro que alguien se fijará en mí. Cuando terminamos bajo con Sophie a esperar a María y al cabo de un rato llega ella con su vestido de volantes de color ocre y su pañuelo blanco, a juego conmigo. Bajamos juntos en el ascensor y al salir nos montamos en la limusina que nos lleva a los estudios de TV, allí nos bajamos del coche y mientras empezaba el distrito 1 nosotros esperabamos al lado en una salita con una tele que retransmitía lo que pasaba fuera. Todos ellos hablaron sus 3 minutos y entonces llegó Pablo, no esperaba que él fuese muy inteligente, pero hizo algo que seguro que le dará muchísimos patrocinadores. Empleó la falsa táctica de los trágicos amantes y todos se pusieron como locos. Cuando terminó su turno subió María, que estuvo estupenda y luego yo.
-Aqui tenemos a mi tributo favorito! Adelante Nacho!!- Gritó Caesar. Él me hizo muchas preguntas a las que intenté responder lo más parecido a la entrevista de prueba con Sophie. También me pregunta acerca de nuestra escapada, sobre mi vida en España y sobre cómo es el Capitolio para mí. Cuando suena un gong me despido de Caesar, hago como que me da mucha pena despedirme de los del Capitolio y me vuelvo abajo donde me esperan María, Sophie y Johanna. Me felicitan y nos volvemos a el centro de entrenamiento para cenar, al llegar huele a casa. Los avox nos han preparado comida tipica de España para despedirnos, hay tortilla de patata, jamón serrano, gazpacho, paella... Es una buena forma de despedirnos de la vida por lo que no me lo pienso mucho y me lanzo a comer, sé que mañana voy a pasar hambre, por eso como hasta reventar y cuando me lleno intento comer  un poco más. Cuando terminamos nos sentamos en el sofá a ver las repeticiones de las entrevistas y al terminar nos vamos cada uno a nuestras habitaciones, cuando todo está en silencio subo a la azotea y allí está Peeta.
-Hola Peeta- Le digo yo
-Que tal Nacho?- Me responde él
Le cuento todo lo de la entrevista y luego nos quedamos callados admirando el capitolio, es perfecto. Las luces crean un aura especial que lo rodea. Cuando ya llevamos un rato callados pienso en todo lo que me ha dicho y le pregunto.
-Peeta, algún último consejo?
-Este consejo nos lo dió Haymitch a Katniss y a mí- Contesta Peeta-  Sigue vivo-
La verdad es que tiene razón, es el mejor consejo que me ha dado. Después de eso le doy un fuerte abrazo y le doy las gracias, gracias por toda su ayuda a pesar de que no era mi mentor, gracias por hablar conmigo, por consolarme... Luego me voy a mi habitación y me meto en la cama. Cuando ha pasado ya media hora y no consigo dormir voy con María y veo que ella también está despierta.
-Puedo dormir contigo?- Le pregunto
Y ella me contesta que sí, entonces me meto y ella me abraza. Con su calor y al sentirle cerca de mí me adormezco y disfruto de mi último sueño tranquilo. A las 6 de la mañana Avery nos despierta y nos da los trajes que vamos a llevar en la arena, son unos pantalones largos de color negro que resguardan el calor, una sudadera verde muy gruesa y rellena de pelo de oveja y unas botas para caminar por el monte. Cuando estoy listo recuerdo el consejo de Paul de llevar las gafas y me las pongo, tambien me pongo alrededor del cuello el colgante de mi madre y bajo a desayunar. Intento comer todo lo que puedo pero mi estómago no me lo permite por los nervios así que tomo un café para mantenerme despierto y me como una galleta a mordisquitos. Cuando terminamos Sophie rompe el silencio con un llanto y María le sigue. Ambos sabemos perfectamente que en unas horas podemos estar muertos y esa sensación es horrorosa. Nos despedimos dándole cientos de abrazos a Sophie y luego vamos con Johanna a la azotea, allí nos cuenta que han cambiado las cosas, ahora los dos tributos salen de la misma sala de lanzamiento y están al lado en la cornucopia. Por una parte es mejor, pero por otra ver como matan a tu compañero es horroroso. Nos montamos en el aerodeslizador, allí nos inyectan un dispositivo de seguimiento y esperamos a llegar a la arena. Al llegar nos llevan por unos pasillos y al final hay una puerta con un 7, entramos Johanna, María y yo y esperamos sentados en unas sillas, bebimos un vaso de agua porque no sabíamos si ibamos a encontrarla pronto y luego nos dedicamos a esperar.
-30 segundos- Dijo una voz metálica
-Chicos... Habeis sido de los mejores tributos que he tenido, creo que tenéis posibilidades de ganar- Nos dijo Johanna.
Nos quedamos abrazados los tres hasta que cuando la voz dijo que quedaban 10 segundos nos dirigimos cada uno a nuestro ascensor.
-10, 9, 8, 7, 6, 5, 4, 3, 2, 1,- Y cuando llegó al 0 la plataforma empezó a elevarse. Ahora lo siento, lo siento en mi interior. Los juegos han empezado pero no voy a seguir su ritmo, no voy a ser un peon en su ajedrez, yo voy a ser el rey.

No hay comentarios:

Publicar un comentario