Translate

sábado, 11 de octubre de 2014

Capítulo 22

Hoola tributos!!
Ya lo siento pero no pude subir capítulo el martes como pensé debido a mis exámenes (Esta semana me dan las notas, ya os diré :S) Bueno, tengo algun premio por ahí pendiente de entrada así que igual esa entrada la publico el miercoles y pongo un avance, no se si del siguiente capi o de cuando ya hayan salido de los juegos. Enfin, aquí teneis el capítulo 22!
_____________________________________________

Me despierto con el himno tronando en medio de la noche, si no recuerdo mal hoy habían muerto dos tributos que poco después descubro que eran la chica del 10 y el chico del 11. Me vuelvo a dormir con muchísima dificultad hasta que el sol aparece por la montaña. He pasado miedo toda la noche, ayer dormimos a la salida del laberinto, sin escondernos ni nada y casi no pego ojo. Hoy nos queda un largo camino por delante, hasta llegar a la montaña del oeste hay una larguísima explanada y tras la explanada un bosquecillo bastante frondoso. Antes de hacer nada les despierto a los dos y guardamos todas nuestras cosas en las mochilas, después con nuestras armas en la mano y las mochilas a la espalda emprendemos el largo camino. Mis esperanzas no son muchas, llevamos más de veinticuatro horas sin haber bebido ni una gota de agua y si hoy no ingerimos algún líquido nuestra estancia aquí terminará pronto. Tras andar una hora nuestros cuerpos empiezan a fallar, casi no hago pis y mi boca apenas segrega saliva. Presiento que vamos a volver a casa, que no vamos a aguantar pero entonces un pitido rompe el silencio.
-Un paracaídas- Gritamos los tres.
Con la poca fuerza que nos queda corremos hasta llegar a el y lo abrimos, entonces me llevo una desilusión, yo esperaba que fuese agua pero lo que hay dentro de la cápsula es un tubo metálico y una notita que dice -Plántalo-
Cojo el tubo, lo clavo en el suelo con la fuerza que me queda y entonces lo entiendo todo, Johanna no nos ha enviado una botellita de agua, nos ha enviado la posibilidad de tener agua en cualquier momento ya que es una fuente portátil, después de unos segundos de espera empieza a brotar agua pura. Bebemos hasta reventar y nos aseamos un poco, después guardo la fuente en mi mochila y continuamos nuestro viaje por la explanada.
A media tarde, cuando el sol ya está descendiendo y el cielo se vuelve naranja y rosa llegamos al bosquecillo, al llegar buscamos algún sitio donde pasar la noche y rápidamente encontramos a los pies de un árbol una madriguera enorme, del tamaño de cinco personas tumbadas. Al fondo del todo colocamos las mochilas con los suministros y la entrada la cubrimos de hojas para ocultarla un poco. Cuando ya estamos organizados enciendo el fuego y luego lo apago con la bota rápidamente para que no produzca humo, con el calor se me empañan las gafas y me las tengo que quitar porque no consigo ver nada. Corto con el hacha unos pedazos de carne de muto y los coloco en las brasas, mientras tanto María intenta clavar la fuente en el suelo y con ella llena todas las botellas y los termos del café. Cuando le paso el último termo me doy cuenta de que está lleno
de café. -¡Genial!- Pienso -¡Para la guardia!- Mientras la carne se cocina Gonzalo saca la cacerola de la mochila y la llena de agua, echa unas hierbas y un poco de carne y aprovecha el calor de las brasas para hacer una sopa. Yo saco la cuerda y juego un rato con ella, al final cuando la carne ya está hecha acabo con las manos rojas pero las pongo en agua y se me pasa rápido. Cenamos un poco de sopa, la carne y nos bebemos dos botellas de agua. Al terminar Gonzalo se ofrece a ir a recoger madera para el fuego y mientras el sale con su arco nosotros nos quedamos recogiendo las cosas. Guardamos el resto de la sopa en una botella, rellenamos otra vez las botellas de agua y esperamos tumbados al lado de las brasas a que vuelva Gonzalo. Parece mentira como cambian las cosas, ayer no teníamos ni comida ni agua y estabamos moribundos en cambio hoy tenemos carne para varios días y agua infinita aunque no se cuánto va a durar esta situación, además si no hacemos algo los patrocinadores nos van a dejar. -Los patrocinadores...- Ya casi se me habían olvidado, Johanna me ha regalado tres cafés, unas gafas para ver en la oscuridad y la fuente por lo que ya no me puede quedar mucho dinero, quedará para una o dos cosas. A maría también le regaló el saco de dormir y el cuchillo así que nos queda muy poco dinero.
-Pum!- Cañonazo. Me estremezco y temo por Gonzalo, cojo el hacha y le mando a María que me espere dentro. Salgo de la madriguera y siento el frío de la noche recorriéndome el cuerpo.
-Nacho corre!- Grita Gonzalo. Voy corriendo a donde está el y veo que ha matado a un tributo con su arco y que otro tributo se dirige hacia él empuñando  un machete. No le va a dar tiempo a reaccionar así que lanzo mi hacha y segundos después suena el segundo cañonazo, le he matado, le he clavado el hacha en la cabeza. Recojo el hacha, ayudo a Gonzalo que está herido y volvemos a la madriguera.
-Corre! Saca el botiquín!- Le grito a maría mientras tumbo a Gonzalo boca abajo. Tiene una flecha clavada en la espalda pero no la puedo sacar directamente así que tengo que abrirle. -Esto te va a doler, y mucho- Con el cuchillo hago una pequeña incisión y abro un agujero, saco la flecha y luego le pongo muchísima agua oxigenada. Con el hilo y la aguja vuelvo a coserle y una hora después ya vuelve a estar estable aunque con muchísima fiebre, le doy dos pastillas para bajarle el calor corporal. Le pongo un paño mojado en la frente y le dejamos dormir al fondo de la cueva. Cuando nos vamos a ir a dormir María insiste en hacer la guardia así que le dejo las gafas para ver en la oscuridad y se queda sentada a la entrada con sus dos cuchillos. Me quedo cerca suya por si pasa algo aunque al estar en el saco de dormir me duermo muy agusto por el calor que hace en la cueva. Pienso en los juegos, realmente nunca pensé que llegaría tan lejos. Me acuerdo de cuando entrenaba con María en los hologramas de la cornucopia, siempre nos mataban. Seguro que en casa están viendonos continuamente desde las pantallas de la plaza y mamá estará con apoyo continuo de la gente del pueblo, si uno de nosotros volviese llevaríamos la fama y la riqueza a casa. Pero yo lo he dicho, si uno volviese, solo uno. Aún no me he planteado que pasaría si María y yo nos quedásemos los dos últimos, no podría matarla y ella a mí tampoco. La verdad es que me presenté para salvarla pero la idea de salir de aquí muerto no me gusta nada. Pero así es la vida ¿No? Hay que dar un paso al frente, dar la cara por quien quieres aunque eso suponga regalarles mi vida y no volver a ver una puesta de sol, la risa de María, la voz de mi madre, los pajaros que vuelan por la pradera, los frondosos bosques... En definitiva, hay que ser muy valiente para ofrecer mi vida a cambio de la de alguien.

8 comentarios:

  1. Hola nacho me encanta y
    queria saber si tenias instagram

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hoola martuki!
      Puues lo siiento pero no, no tengo instagram (soy un negado en redes sociales, no veas lo que me costó entrmder blogger)
      Muuchas graacias y un besoo

      Eliminar
  2. Holaaa! Me gusto bastante este capítulo, aunque la última reflexión me ha hecho pensar, y no quiero que muera ninguno de los dos porque me aen muy bien. En cuanto a Gonzalo tengo el presentimiento de que le pasara algo. Muy buen capítulo! Y cuando puedas pasate por el mio si quieres! Besos. ^^.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Drew!! Tus comentarios me alegran el día, de verdad. A mí tampoco me gusta la idea que se separen, quien sabe, igual consiguen acabar como Katniss y Peeta... ;) Uun besoo!

      Eliminar
  3. ME HA ENCANTADOOO!!! Nacho porque me dejas asi???? Me he leido todos ahora mismo porque no tenia tiempo antes pero aquí estoy de nuevo. Capítulo 7, pásate!!
    Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. PAULAA!!!
      Creía que habías dejado el blog... Ya echaba de menos tus comentarios!! Me alegro muchisisisimo que hayas conseguido tiempo para subir capítulo y para leerme, ahora mismo me paso:3
      Otro para tí!

      Eliminar
  4. Leído, me da pena lo de Nacho y María, ojalá pudiesen volver los dos y Gonzalo, otro más, me cae bien pero intuyo que va a morir al igual que todos, por cierto, ¿el capítulo anterior no era el 20? es que creo que te equivocaste en la numeración xD y si que tienen patrocinadores, una fuente, waouh, no te angusties por las clases y sigue en cuanto puedas :)

    ResponderEliminar
  5. Paula!! Jajajajaj muuchas gracias, a mi también me da pena, quien sabe, yo soy el escritor aquí y puedo hacer lo que quiera xD Y sí, este es el 21 ahora lo voy a cambiar. No te preocupes, los capítulos ya están escritos y subiré el próximo en cuanto pueda:D
    Un beso!!

    ResponderEliminar