Translate

domingo, 2 de noviembre de 2014

Capítulo 23

Bueeenas Tributos!!
¿Quereis matarme? Lo comprenderé, ¡Dos semanas sin subir el siguiente capítulo! Pero creo que la espera merece la pena, este capítulo no os va a dejar indiferentes, ya veréis! Aquí teneis el capítulo 23!
_____________________________________________

Corremos todo lo que podemos, la táctica de la mano en la pared no sirve ahora porque no tenemos mucho tiempo así que corremos atravesando infinidad de calles iguales que logran confundirnos, pero no frenarnos. Ahora la táctica es fácil, correr por todo el laberinto hasta llegar a la salida.
De vez en cuando suenan las trompetas para decirnos cuanto nos queda pero no perdemos tiempo y seguimos nuestro camino a través de estrechas y altas calles de casas y muros. Al mediodía descansamos y nos comemos el conejo, después seguimos y a la tarde la esperanza nos abandona. Cuando las trompetas anuncian que queda una hora corremos más que nunca hasta que al final consigo ver la salida. Aquí esperamos hasta que empieze el banquete, puedo ver a el del doce, a Pablo y Paula...
-Voy yo- dice María
-No, tu no vas a ningún lado- Le freno con el brazo.
-Nacho, por favor. Corro más que tú y solo será ir cogerlo y volver- Dice suplicando.
Al final acepto aunque la idea no me gusta nada, dejamos nuestras mochilas en el suelo y lo único que cogemos son nuestras armas. A las doce escuchamos unas campanadas y una mesa con mochilas aparece en el centro.
-Suerte- Le susurro.
Primero van los del dos, que cogen su mochila y desaparecen por el este, luego Pablo y Paula y a la vez sale María. Pablo y Paula son más rápidos y se van corriendo, entonces mientras ella está cogiendo la mochila aparece el del doce por detras con un cuchillo. María escucha su grito y cae hacia atrás asustada, ni un segunto más tarde, corro yo a por él como si me fuera la vida en ello y consigue esquivar el hachazo, haciendo que mi hacha se quede a veinte metros de mí. Le pego un puñetazo en la cara mientras María se intenta levantar lo cual me da unos segundos para ir a por mi hacha pero lo siguiente pasa muy rápido, el del doce mata a María acuchillándola en el cuello y yo me lanzo a por él, agarro el hacha con las dos manos y se lo clavo en la cabeza. -¡Pum!- El del doce -¡Pum! -El de María- Le saco el hacha del cráneo y le dejo tirado ahí. Corriendo voy donde María y le abrazo, le abrazo como si pudiera compartir mi vida con ella pero sé que ya no está. Le doy un profundo beso en los labios y entonces me acuerdo de lo que dijo.
-¿Sabes? Una persona muerta es capaz de oir hasta 7 horas después de su muerte- Oigo en mi cabeza su melodiosa voz. Entonces le susurro un te amo al oido que espero que escuche y me alejo de ellos dos para que se los lleve el aerodeslizador.
Pienso en Peeta, ese chico era su tributo. Él me ha ayudado muchísimo y yo se lo pago así, matando a la única posibilidad que tenía de sacar una persona de esta horrible tortura aunque bueno, ahora todo me da igual. Han despertado a la bestia que llevo dentro, me han abierto los ojos y ahora me acuerdo de aquella frase: si la vida te da razones para llorar demuestrale que tienes mil razones para reír. María eran mis mil razones para reír y ahora que no está solo me queda llorar.
Voy a la mesa, cojo la mochila con la medicina para Gonzalo y al llegar a la entrada del laberinto guardo las cosas importantes de la mochila de María en la mía. Me pongo la mochila en los hombros, agarro el hacha con una mano y en la otra llevo la brújula para salir de aquí cuanto antes. Corro toda la noche buscando la salida y esta vez la encuentro incluso antes de que amanezca, al salir no me detengo a descansar y sigo corriendo durante todo el día hasta que llego al bosquecillo al atardecer. Busco la madriguera, rápidamente le pongo la medicina a Gonzalo y me caigo rendido por haber estado todo el día corriendo, sin descansar.
-¡Nacho!- Me grita Gonzalo para despertarme -Nacho despierta-
Lentamente abro los ojos y compruebo que apenas he dormido media hora porque aún es la tarde.
-Creo que me debes una explicación ¿No?- Pregunta
Comienzo contandole todo desde el principio, cuando le atacaron los del 9 y el 10. Le cuento que se durmió y fuimos a un banquete en la cornucopia y teníamos dos días para llegar, también le cuento que conseguimos su medicina pero cuando me toca contarle lo de maría empiezo a llorar y entre llantos le voy contando todo. Al final me calmo gracias a su apollo y después le reviso la herida, está mucho mejor. Ya no está infectada y la carne que estaba negra ahora está recuperando su color rojizo propio de alguien sano cosa que me tranquiliza. Si hubiera muerto también Gonzalo ahora mismo estaría destrozado, pero ahora que no está María y que tengo a Gonzalo conmigo voy a salir de aquí, lo tengo clarísimo.
-¿Cenamos algo?- Dice Gonzalo para romper el silencio.
La verdad es que me muero de hambre, ayer no comí nada en todo el día así que estoy realmente hambriento. Le doy a Gonzalo la fuente para sacar agua del subsuelo y mientras tanto yo cocino la carne del muto que Gonzalo no se comió, esta carne la recogimos hace varios días y no sé cuando se pondrá mala pero lo que sobre hoy lo voy a tirar por si acaso pasa algo. Cenamos hasta llenarnos y bebemos dos botellas de agua, al terminar salgo fuera y cavo un agujero. Ahí escondo la carne del muto y lo tapo para esconderlo, cuando termino me quedo fuera, me tumbo en el árbol cerca de la madriguera y espero a que empiece el himno para poder ver a María una última vez. Ahora mismo soy un tributo desprotegido, estoy aquí, al aire libre y con mi hacha dentro de la madriguera. Puede que me lo merezca, que me den mi propia medicina. He matado a tres personas, tres personas con una vida fuera de aquí al igual que María. Ahora me doy cuenta de lo que pasa fuera, ¿Cómo estarán sus Padres? ¿Y el resto del pueblo? Intento imaginarme la situación, todos en la plaza viendonos en las pantallas y de un momento a otro María está muerta. Eramos diez y han muerto dos, quedamos 8.
-¡Ocho!- Grito -¡Hemos llegado a los ocho finalistas!- Estoy a solo 7 puestos de salir de aquí y eso hace que me ponga realmente contento. Tras un rato tumbado en el árbol comienza el himno y ahí está ella, con esa sonrisa perfecta y su pelo naranja perfectamente rizado, luego aparece el del doce y después el cielo se vuelve a oscurecer. Es imposible contener las lágrimas que brotan de mis ojos despues de haber visto su cara por última vez. Sin darme cuenta Gonzalo se sienta a mi lado y me rodea con el brazo, siento su calor en medio del frío de la noche y me reconforta. Ahora no puedo rendirme y dejarle solo, no puedo desaparecer, así que con nuevas esperanzas puestas en mí me prometo salir. Sea como sea yo voy a salir de aquí, estoy seguro de eso.

4 comentarios:

  1. AAAAAY Me ha dado muchisima penaaa. No me lo esperaba para nada, sinceramente, creía que sería Gonzalo el que iba a morir. Pobre Nacho, creo que ahora su actitud en los Juegos va a cambiar mucho. Espero que escribas muuy pronto otro capítulo jajaja. Besos! :*

    ResponderEliminar
  2. Lo see drew... tengo que librarme de los demás tributos y cada vez se me hace más dificil ya que les voy cogiendo aprecio y... bueno, tendré que pensar algo para Gonzalo... Ahora va a ser todo mucho mas dificil para él! Bueeno, me alegra monton que te haya gustado y yo también espero subir capítulo pronto, ya que no puedo estar sin escribir. No sabes lo mal que lo estoy pasando estos días que estoy repleto de examenes y las ideas llegan a mi cabeza pero no puedo plasmarlas, de vez en cuando hago breves relatos en sucio y así pero no es lo mismo que si me pongo a escribir con la tarde libre. Un besoo :3

    ResponderEliminar
  3. Te has cargado a María?!!!!! aí si que me has sorprendido, pobre Nacho, y pensar que se había presentado voluntario por ella :'( quiero llorar. Ya me da miedo lo que tienes preparado para Gonzalo, nos vemos en el siguiente. :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues entonces ya he hecho bien mi trabajo, lo que intento es sorprender aunque con mucha pena de tener que apartar unos personajes a los que quiero tanto como nacho. Además, opino lo mismo que tu, el se apuntó por ella y el capitolio se la ha arrebatado... enfiin, nos vemos en el próximo paula!!

      Eliminar