Translate

lunes, 10 de noviembre de 2014

Capítulo 24

No tengo tiempo para hacer una entrada muy detallada en la que os cuente algo debido a mis examenes así que aquí os dejo el capítulo 24 :D
_____________________________________________

Cuando el frío ya se apodera de nosotros decidimos volver dentro, el cambio de temperatura entre la cueva y el exterior hace que se me empañen las gafas y me las tengo que quitar para conseguir ver algo. Colocamos nuestros sacos de dormir cerca de las brasas y nos dormimos los dos, sin hacer guardias. Descansamos hasta mediodía aproximadamente y nos despertamos a causa del sonido de un sinsajo, su canto es melodioso y realmente no se decir a que me recuerda. Nos aseamos con un poco de agua y mientras preparamos todo para salir, guardo en mi mochila la cuerda, un termo con café, la botella con agua, el botiquín y el saco de dormir. En la de Gonzalo guardo el otro saco, los dos cuchillos, la otra botella de agua y el pavo silvestre.
-¿Vamos?- digo sonriente mientras me pongo la mochila en la espalda.
-Vamos- Dice él mientras recoge su mochila y se carga el arco plateado al hombro.
Salimos de la que ha sido nuestra madriguera durante unos días y nos ponemos en marcha para adentrarnos en la montaña, no se cómo de frondoso es el bosquecillo pero estoy seguro de que llegaremos antes de que anochezca. Yo voy delante con mi brújula en mano y el hacha en la otra, que aún tiene algo de sangre del tributo del doce. Mientras caminamos la limpio un poco y después seguimos siempre hacia el este, para llegar a la montaña.
-Estate atento- susurro cuando escucho el sonido de las hojas y pisadas en el suelo.
-Ponte detrás de mí- me susurra Gonzalo mientras carga el arco con una de sus flechas.
Lentamente me coloco tras él pero mirando hacia el oeste por si nos atacan por detrás, empuño el hacha y me preparo para atacar a quien sea. La del once aparece entre los arbustos y me lanza un cuchillo que consigue atravesar la piel de mi pierna. Gonzalo le dispara una flecha que consigue esquivar y se va corriendo perdiéndose entre la maleza.
-¿Estás bien?- Pregunta Gonzalo mientras se acerca a mí -Sientate un poco-
Me siento en el suelo apollado en el tronco de un árbol y Gonzalo me saca el cuchillo con suavidad luego le doy el botiquín para que me cure. Yo no consigo verme la herida pero por lo que me dice Gonzalo es una herida limpia, que no ha llegado al hueso. Paso a paso le doy todas las indicaciones para desinfectar y coser, media hora después el agujero ya está cerrado, aunque no ando con facilidad.
-¡Tengo una idea!- dice Gonzalo mientras coge mi hacha y se adentra entre los árboles. Poco después vuelve con varias ramas robustas y algunas lianas que usa para hacerme una muleta. -Aquí tienes- Dice con una sonrisa.
También me devuelve el hacha que llevo con la mano derecha, con la otra me sujeto a la muleta que me ha fabricado Gonzalo y así, con las manos ocupadas y la mochila bien cargada comienzo a andar. Ahora soy yo el que va detrás, cubriendo las espaldas de Gonzalo.
-Creo que ya hemos llegado a la montaña- dice él un rato después mientras comenzamos a ascender por una colina.
Efectivamente, hemos llegado a la montaña. -Deberíamos acampar- digo -Tal vez encontremos alguna cueva o madriguera-
Poco después anochece y comienza a llover. -Genial- decimos a la vez, ahora sí que hay que buscar un refugio. Corremos todo lo que podemos fijándonos en el suelo por si hay alguna madriguera. Al final encontramos algo, es otra madriguera pero del tamaño de tres personas tumbadas. Al fondo colocamos las mochilas y nosotros dos nos tumbamos en nuestros sacos porque la altura es de tres palmos y no nos permite ni sentarnos. Al estar tan cerca el uno del otro compartimos nuestro calor y ambos nos dormimos, sin pesadillas ni molestias.
-Buenos días Nacho- susurra Gonzalo. -Despierta para ver esto-
Rápidamente salgo y veo que me han enviado un regalo, mi último regalo. Es un pedazo de tarta de cumpleaños y una carta -¿Es hoy?- me pregunto y al volver a mirar la tarta se resuelven mis dudas.
-¡Felicidades Nacho!- sonríe Gonzalo.
-Muchísimas gracias...- susurro incrédulo.
Leo la carta y veo que es de mi madre, las lágrimas se deslizan por mis mejillas. Con voz alta y firme leo lo que pone
-Hola Ignacio,
Muchísimas felicidades, que sepas que no me olvido de tí. Aquí todos estamos muy ilusionados con que hayas llegado a los ocho finalistas aunque no sabes la tristeza que pasamos el día del asesinato de María. Su familia está destrozada, todo el pueblo está con los ánimos puestos en tí. Entre todos hemos conseguido reunir el dinero necesario para esto, espero que te guste. Creo en tí, sé que eres fuerte y que saldrás de allí. Tienes todo lo que necesitas y a un compañero maravilloso, ahora mismo eres el mejor. Te quiero muchísimo y te echo de menos, espero que nos volvamos a ver muy pronto. Estoy segura de eso, hazlo por nosotros.
Con amor,
Mamá ♡
Las lágrimas de mis ojos caen y se posan en el papel junto con sus lágrimas que ya estaban en el papel. Me quito el medallón y lo abro, ahí está ella, al mirarla a la cara me seco las lágrimas y me calmo. Desayunamos café y tarta, el mejor desayuno que he tenido hasta ahora y nos volvemos a poner en marcha, esta vez sin la muleta. No sé cuanto tiempo me quedará aquí pero sé que esto se va a acabar pronto. Nos llevará cuatro o cinco días llegar a la montaña nevada pero es mucho más seguro ir por aquí que por cualquier otro lado. La verdad es que no tengo ni idea de por qué Johanna quiere que vayamos allí pero si nos lo pidió será por algo, así que hay que ponerse en marcha y conseguir llegar vivos hasta allí.
Ahora me acuerdo de cuando me presenté, sentía que iba a morir, sentía que había firmado mi sentencia pero ahora tengo esperanza, he superado a 18 tributos y solo me quedan siete más.
-Siete...- me digo a mí mismo -Pero uno de ellos es Gonzalo- Realmente no se qué haré, ¿Cómo voy a asesinar a alguien que me ha ayudado tanto? Si saliera de aquí habiendo matado a Gonzalo no me lo perdonaría nunca.
-¿Que pensará él? ¿Me asesinará primero? ¿Saldrémos los dos? ¿Nos matarán a los dos?- Las dudas crecen en mi cabeza y se acumulan junto a las que ya tenía. Tampoco había pensado en la posibilidad de que nos asesinaran, yo tenía esperanzas en salir de aquí vivo, no muerto.
Pero las cosas son como son, yo me presenté conociendo los riesgos y por ahora me ha ido bien, más que bien. Pero esto es un juego, unas veces la balanza se inclina hacia un lado pero en un instante también puede irse hacia el otro lado. No sé que pasará mañana, igual mañana ya no estoy aquí y un cañonazo me ha sustituido.

6 comentarios:

  1. ¿¡¿¡¿¡¿¡¿QUÉÉÉÉÉÉÉÉ?!?!?!?!?!
    Madre miaaaaa, Nacho!!!!!
    Primero Gonzalo casi se muere, luego matas a María (¿por qué? :'() y ahora esto!! Lo de María me dejó literalmente con la boca abierta. Pensaba que se quedarían ellos dos hasta el final y Nacho se sacrificaría por ella. Pero bueno, es tu historia y lo que a ti te parezca bien, a mí me lo parecerá.
    ¡Continúa pronto!

    P.D.: Ya sé que llevo dos semanas sin publicar, pero es que he tenido 6 exámenes y 6 trabajos, así que no me da tiempo de NA-DA.
    Muchos besos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero con ganas tuuus capítulos!! Y ya siento que no te guste pero seguro que el final te parece bien, seguro que os sorprendo!! Y como ya dije una vez, lo que intento es sorprenderos así que muchísimas gracias por tu comentario ya que me hacen ver que lo estoy haciiendo bien:D Un beeso

      Eliminar
  2. Hola Nacho! Ya echaba de menos tus capítulos jaja. Me ha gustado mucho la reflexión del final. Y la verdad es que estoy bastante intrigada con lo que pueda pasar, sobre todo en la relacion que tienen Nacho y Gonzalo, porque pese a que se han ayudado mucho el uno al otro yo creo que ambos quieren volver a casa por encima de todo. ¿Confiaran tanto después de todo? Espero que escribas pronto y que tengas más tiempo libre. Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dreeew! Pues sí, Nacho se hace la misma pregunta todo el tiempo, la verdad es que tienen una relación de mejores amigos y a ambos les va a costar superar la barrera del asesinato aunque bueno, o uno o otro no? Y en cuanto termine con mis exámenes escribiré muchísimo más y podré subir los capítulos todos los viernes ( que ahora como me falta el tiempo se me pasa... ) bueno, muuchos besos Drew!

      Eliminar
  3. Muy buen capítulo, me he quedado intrigado con lo de Gonzalo, son demasiado cercanos y aunque él dice que no le importa morir, a la hora de la verdad todos queremos ganar, ¿o no? Muy trágico lo de María, no me camsaré de decirlo y me ha encantado la carta de su madre. ¡Ánimo Nacho, ya casi estás al final!

    ResponderEliminar
  4. Jajajajaj muuchas graciias por tus animos paula!! Pienso lo mismo que tú, a nadie no le importa morir y ambos querrán salir, ya veremos lo que tendrán que hacer! Tambien pienso lo mismo con respecto a lo de maría, muy trágico fué todo. Un beso y nos leemos!!

    ResponderEliminar