Translate

miércoles, 31 de diciembre de 2014

Capítulo 29

Hoola tributoos^^
Bueno, lo primero es desearos feeliiz navidad. Que hoy se nos acaba el año! Que emoción, este capítulo va a ser el último del año! ¿Lo superará Nacho? ¿Conseguirá adaptarse? Ahora salir y ver que no está María, ni Gonzalo... se le hará duro:D Siento que sea algo corto, pero he creido necesario acabarlo aquí(:
_____________________________________________

Me despierto lentamente y no hay nadie a mi lado. Mi pierna está perfecta, mi mano no tiene ni rastro de las ampollas ni de la quemadura. Estoy limpio y parezco otro diferente del que estaba en la arena.
-¡Mi hacha!- pienso cuando lo veo en el otro lado de la sala. Allí están el resto de mis pertenencias que recojo con cuidado y me las llevo cerca de la cama.
Las dudas azotan mi cabeza ¿Habré ganado los juegos? ¿Me convertirán en Avox por haber sido el causante de esto? ¿Matarán a mi familia? ¿Quién habrá muerto en la avalancha? Rápidamente al verme despierto unos hombres vestidos de blanco me sedan con algo que me hace gritar descontroladamente.

-MAMA!- grito sin darme cuenta -¡GONZALO!- grito hasta caer rendido y vuelvo a entrar en una especie de coma que me induce paz. ¿Como es posible que tras haber salido de ahí habiendo matado a personas pueda sentir paz? No me lo perdono. Los días siguientes pasan igual, esta vez, mi piel está tersa y suave, sin rastro de nada, como si intentaran ocultar todo esto, como si nada hubiera pasado. Me dan de comer un zumo y me vuelven a dormir con ese sedante que me hace sufrir y recordar a las personas que quiero, poco a poco, mi cuerpo se acostumbra al dolor hasta que un día, me levanto y no me vuelven a dormir. Esta vez ya soy libre, no como me gustaría, pero soy libre. Voy a volver a casa, a mi casa y voy a intentar olvidar esto.
-Todo ha terminado...- me digo a mi mismo para calmarme -He salido-
Cuando se abre la puerta y no entra nadie cojo el hacha, la brújula, la fuente, la cuerda y mi abrigo. Lentamente camino con todo entre mis brazos y salgo por esa puerta para llegar a la sala de mandos de el aerodeslizador. Unas personas vestidas de blanco que no conozco de nada se giran y me miran. Instintivamente corro por los pasillos, no se por que lo hago, supongo que porque tengo miedo de que me hagan algo más. Cuando me canso llego a un pasillo iluminado tenuemente con unas luces a ambos lados de éste. Lentamente con la mano derecha cargando con todo y la izquierda apollada sobre la pared, camino sin cerrar los ojos. Si los cierro tengo miedo de recordar, cosa que no quiero hacer.
FLASHBACK
Ya estoy en la mitad de la plataforma y cuando llego arriba noto que mi pelo está mojado. Es la arena, está lloviendo.
-Vale- pienso -Echemos un vistazo-
Al norte hay una montaña nevada, al oeste un pico escarpado sin árboles ni nada, al sur hay un pequeño bosque y creo que detrás de él hay un río porque oigo el ruido del agua fluir y al este hay un pueblo con casas y pasado el pueblo una montaña frondosa con pinos.
Cuando he terminado de observar quedan 30 segundos así que le doy indicaciones rápidas a María, le digo que coja lo que tenga cerca y se vaya corriendo a esconderse en una de las casas del pueblo. Ella asiente y cuando quedan 20 segundos echo una ojeada a la cornucopia, allí está el hacha, un poco lejos de donde estoy. Enfrente de mí tengo una mochila más grande que las demás y pienso que tengo que correr a por ella.
10 segundos, 9, 8, 7, 6 -Mamá, te quiero- 5, 4, 3 -Gracias Peeta- 2, 1 GONG!!
Ahora solo pienso en correr, un solo paso en falso y estoy muerto. Corro todo lo que puedo hasta la mochila, me la cargo a la espalda y voy a donde está el hacha. Cuando llego veo que alguien lo ha cogido y maldigo mi suerte, justo cuando voy a coger otra arma del montón alguien se acerca y me lanza un cuchillo que esquivo con dificultad, luego solo corro hacia el sur a esconderme entre los árboles.
Y mientras escapo escucho el acero cortando el frío aire, -Voy a morir- pienso, entonces me tiro al suelo y el hacha me pasa por encima hasta clavarse en el árbol. Lo agarro con todas mis fuerzas y corro adentrandome en el bosque, al parecer, hoy si que es mi dia de suerte.
FIN FLASHBACK

-Aaaaaah- grito y tiro todo al suelo, intentando alejarlo de mí -Socorro!- grito descontroladamente hasta que me doy cuenta de donde estoy, ya no estoy allí -Calma Nacho- me digo. Recojo todo y sigo caminando con paso lento, como si me costase una vida entera mover cada pie. Despacito, arrastrando los pies sobre la moqueta granate que cubre el suelo, llego a una sala con la puerta grisácea que empujo y entro.

Lo que veo allí me coje desprevenido. Está Johanna llorando, no sé si de alegría o por que pasa algo, tras ella hay varios mentores más.
-Johanna...- susurro -Ganamos...-
Ella se cubre la cara para que no la vea llorar y los demás mentores me hacen señas para que vaya a la habitación de al lado.
-¡¡NACHO!!- Grita Paula con un aspecto desgastado, un momento, ¿Paula? -Nacho...- susurra y se me echa encima a llorar. Nos hemos salvado, estamos fuera.
-Pa... Paula...- digo incrédulo y retrocedo unos pasos como con temor. Ella se me acerca y yo le grito -Alejate!- cosa que la hace llorar. Yo tengo miedo, quien sabe si me matará aquí para salvarse sola. -No, es una gilipollez- me digo y sacudo la cabeza. Lentamente, como si de un muto se tratase, me acerco y le toco la cara.
-Paula...- sonrío con la mente abrumada -Hemos ganado...- la abrazo todo lo fuerte que puedo y su olor me recuerda al de la arena por lo que sin que se de cuenta me alejo un poco de ella.
-¿Sabes algo?- pregunto -De todo esto...-
Ella niega con la cabeza. Parece mentira, tiene unas ojeras enormes y a pesar de que el Capitolio le ha dejado como una modelo, tiene marcas en la cara. Marcas que puede que no sean físicas, pero yo las veo. Ya no es la chica dulce del seis, ahora es una superviviente, la superviviente del seis.
Con la mirada perdida, la abrazo esperándo a que llegue alguien, pero nunca viene nadie. A veces esa puerta se abre y yo cojo mi hacha en defensa propia, aunque nunca hago nada. ¿Quien diría que estos juegos los iban a ganar un chico del siete y una chica del seis? Parece increíble, aunque en este mundo, todo es posible.

6 comentarios:

  1. Hola! Tenia ganas ya de este capitulo. Pobre Nacho, esta desorientado y no sabe muy bien lo que ocurre. Me gusta la idea de que ande buscando su hacha, y sus pertenencias, como si aun no se sintiese salvo del todo, eso hace que el miedo de los Juegos sea mucho mas real. Me ha gustando mucho, espero el siguiente pronto. Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Graciias Drew! Y me alegra que te parezca tan real, leer estos comentarios me alegran la vida:3 Subiré en cuanto tenga un ratillo libre, ya vereis!

      Eliminar
  2. Nacho!!!!!!! Cuanto tiempo sin pasarme por tu blog, perdon, y me alegra volver a leer tu historia, este capítulo me ha encantado. Sígue así
    Besoos. =D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jennifer! Me alegra que lo hayas vuelto a encontrar! Espero que te haya gustaado y si te lees los anteriores te hayan gustado tambien:3
      Un beeso^^

      Eliminar
  3. Bueno al menos no está solo ahí arriba, Paula ha sobrevivido también. Me da pena por Gonzalo y los demás pero en fin algo es algo, muy acertado el flash back y el toque de las pertenencias, se ve que la arena no le va a abandonar nunca del todo, ahora a ver que pasa, sigue en cuanto puedas :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado lo del flashback y todo eso, ya verás, a partir de ahora hay muchísimos más! Y como tu dices... ya vereis que pasa^^
      Un besoo:3

      Eliminar