Translate

domingo, 15 de febrero de 2015

Capítulo 36

Hoola tributos
No tengo mucho tiempo, solo deciros que es algo corto y que os lo compensaré de alguna manera. Un beso:3
_____________________________________________


-Un placer hablar con usted- le digo al anciano señor al terminar -Muchas gracias- y rápidamente corro a encontrarles.

-Nacho Jausoro!- me grita una conocida voz -Oh no, otro no- pienso y esta vez veo acercarse a Caesar Flickerman -Nacho ven! Ven a que te presente a algunas personas!- Me resigno y sigo a Caesar ya que la otra opción es que algún anciano extravagante me atrape para contarme sus historias. Tras media hora de charla y copas consigo excusarme para ir a dar una vuelta por la mansión, de vez en cuando me saco alguna foto con la gente o firmo algún autógrafo. Hacia las nueve, cuando me entra el hambre me dirijo al comedor donde espero encontrarme con alguien conocido aunque no hay nadie. De cada mesa como las cosas más apetecibles y cuando estoy a punto de reventar vuelvo al hall principal, donde antes me he fijado que había unas escaleras protegidas por dos guardias. -Tiene que haber algo ahí, algo que me dé alguna pista de los juegos- así que disimuladamente cojo una copa de vino y la dejo caer sin que nadie se de cuenta. La gente se pone a gritar y exclamar y aprovecho el momento en el que los guardias han ido a ver que pasa para colarme. Subo las frías escaleras de mármol lo más rápido que puedo y al llegar arriba me siento para tomar aliento, ahora el corazón me va a mil así que tengo que ir con sumo cuidado ya que puedo oír a los guardias pasearse por los pasillos. De puntillas atravieso los pasillos hasta llegar al final del pasillo.

-Aquí es a donde quería llegar- digo al leer el cartel -Empujo suavemente la puerta después de asegurarme que la sala está completamente vacía y entro. -A ver, como enciendo ahora esto- pulso cientos de botones y consigo encender el enorme ordenador -Mierda, la contraseña- no se me había pasado por la cabeza, pruebo cientos de cosas, su dirección, los nombres de su familia... todo -Menuda mierda- pienso. Cuando estoy a punto de desistir, ya por probar pongo mi nombre y me da un vuelco al corazón -Soy yo!- grito -La contraseña soy yo-

Acabo de acceder a todos los datos de Panem, ahora mismo tengo el control de todo. Rápidamente busco la carpeta de los juegos del hambre de este año pero hay otro tipo de cifrado, este sin contraseña, es una especie de bloqueo especial que se abre desde otra parte. -Genial- suspiro -Todo esto para nada- Al escuchar ruido en el pasillo apago el ordenador a todo correr y me escondo tras un armario justo a tiempo de que entren dos personas que no logro ver desde mi posición, recogen unos papeles y cuando se estan llendo una voz familiar dice -Sigue tú Amelie, ahora mismo me reuno contigo- se me estremece el cuerpo y cuando la mujer sale la voz familiar dice -Ignacio Jausoro, sal de ahí- ahora le reconozco, es Snow- me levanto y con miedo voy donde está él.

-Digame- le miro a los ojos y su olor me produce una arcada que intento disimular

-Por motivos que no te incumben, técnicamente no puedo matarte diréctamente- busca las palabras con mucho cuidado y detenimiento -Has causado muy buena impresión en el pueblo, digamos que les has gustado demasiado- sonríe maliciosamemte -Aún no puedo tocarte y debo hacer caso al pueblo pero ten seguro que pagarás más que caro por esto, carísimo- se ríe a carcajadas y continúa hablando -Yo que tu, tendría cuidado por donde ando- Y se va dejandome en la sala. Salgo de la habitación y a toda prisa atravieso los pasillos, repito la misma distracción de antes, desde arriba tiro un vaso y aprovecho el momento para pasar desapercibido. Al llegar abajo vuelvo al comedor y me vuelvo a poner morado de canapés y de cosas deliciosas, mientras estaba cenando me encuentro con una mujer firme y directa que se presenta como la nueva vigilante jefe. Tras una larga charla me dice algo que es bastante interesante. Que los juegos iban a ser demasiado interesantes, muchísimo -Muchas gracias por todo- sonrío y le beso la mano, todo lo que haga ahora repercutirá en mis futuros tributos así que procuro parecer adorable.

Demasiada información, además después de lo de Snow y de la gente que me rodea y casi no me deja respirar de lo cerca que estaban todos de mí me empiezo a saturar. Realmente lo estoy pasando mal y estoy solo -¡¡GONZALO!!- Grité cuando le ví a lo lejos también solo -Gonzalo!- aparto gente y me hago paso empujando, al llegar casi le piso de la emoción de haber encontrado a alguien conocido. -No te separes nunca más de mí- le digo serio mirándole a los ojos -Tengo una cosa muy importante que decirte Gon-

-¿Es necesario que me lo digas ahora?- dice -Lo siento Nacho, pero te tengo que dejar, hay gente que quiero saludar- sonríe -¿Por qué no buscas a alguien más?

Voy hacia la pista de baile y ahí me mezclo con la gente, bailo con señoras y las hago girar aunque no se me da muy bien. Cuando ya estoy cansado y desisto en mi búsqueda decido sentarme en una silla a esperar a que salga Snow por el balcón y de fin a la fiesta. Nada más sentarme aparece Paula que se sienta a mi lado

-Hola- dice feliz -¿Que animada esta la fiesta no?

-Hola Paula- sonrío desanimado -Yo no la estoy disfrutando tanto, es más, tengo algo que contaros-

-Ya me lo dirás luego!- grita mientras un joven le tira del brazo para llevarla a bailar.

Y otra vez me vuelvo a quedar solo, solo ante el peligro. Cuando se acerca un camarero cojo una copa de alcohol y me la bebo de un trago, después otra y otra más. Una vez que ya estoy otra vez con las pilas cargadas bailo y canto. No soy realmente consciente de lo que hago debido a los efectos del alcohol pero lo cierto es que no me importa nada, ahora estoy de mucho mejor humor y esto ayuda ya que así me relaciono mucho mejor con la gente. Cuando llego a un momento en el que la cabeza me da vueltas me siento un poco pero me ofrecen otra copa y no me puedo negar.

-Nacho!- grita Sophie -Me alegra que te hayas integrado tan bien en la fiesta- sonríe y me da dos besos -Siento haberte perdido antes, pero después de tí se han perdido todos los demás- Se ríe -Uy! ¿Estás borracho?-

-un poquito- digo pero casi no se reconocen mis palabras

-Tomate esto- saca una pastilla y me la ofrece -Seguirás contento pero no te afectará tanto-

Me la tomo y le abro la boca para que lo compruebe. Cuando me la trago me siento mucho mejor así que vuelvo a la pista de baile y pierdo de vista a Sophie. Bailo hasta acabar rendido y cuando ya estoy muerto aparece Snow en el balcón.

-Enhorabuena vencedores de los centésimos juegos del hambre!- sonríe falsamente y continúa -Espero que disfrutéis de la fiesta, al fin y al cabo, es para vosotros!- Me mira fijamente al igual que a Sophie, Paula y Gonzalo, que son los únicos que están en la sala. -¡Que siga la fiesta!-

Un escalofrío me recorre el cuerpo, no sé, siento que algo va a pasar.

2 comentarios:

  1. ¿Y me vuelves a dejar con la intriga? D: ¿Por que me haces sufrir Nacho? Tengo miedo de Snow. ¿Y por que ninguno de sus amigos le hace caso al pobre? Que tiene que decir cosas importantes. La amenaza de Snow me ha dado miedo. Tengo miedo de lo que pueda pasar, al igual que Nacho, tengo un mal presentimiento. Espero que las cosas no salgan muy mal, ya que han salido de los Juegos, tienen que dejarles ser felices aunque me da a mi que no jajaja. El capitulo ha estado genial, con lo de las copa y todo xD, algo corto eso si. Espero con ganas el próximo. Por cierto, ya esta listo el capitulo 28 de mi blog. Besos! :3

    ResponderEliminar
  2. Me he quedado de piedra con de Snow aunque eso le pasa por meterse donde no le llaman. Ay nacho la curiosidad pudo contra él y se ha metido en un buen lio. Me he quedado de piedra con lo que le contestó Gonzalo, ya sé que están en una fiesta pero siendo su amigo me espraba un rechazo más amable y no un "¿por qué no te buscas a alguien más?" Tío, nacho no tiene la culpa de que estés enojado, no tienes porque pagar los platos rotos con él u.u. Los demás los entiendo un poco más pero solo un poco, pienso que con esto de que son mentores del mismo distrito la amenaza les imcumbe a todos así que deberían de escuchar a nacho pero bueno ya se enterarán en el momento dado. Y ese escalofrío ¡quiero saber lo que pasa! No te preocupes por la largura, está muy bien, esperaré impaciente el siguiente :)

    ResponderEliminar